viernes, 27 de junio de 2014

Iniciaciones Pleyadianas de Luz, AUDIO (Christine Day)


 El siguiente material de AUDIO es de libre difusión y corresponde al COMPLEMENTO del libro
"Iniciaciones Pleyadianas de Luz" (que puede adquirirse a través de Amazon.com o en cualquier librería).

 Pueden descargar el archivo completo desde el sitio web oficial Christinedayonline.com (290 Mb): AQUÍ

(Gracias Laura Cáceres)



Capítulo 1 – Conectando con el corazón
Es a través del corazón como es­tablecerás conexión con el flujo de luz del Yo. Este flujo te conecta con la Consciencia Universal y con tu lugar dentro de ella. La conexión con el corazón te introduce en un lugar de sentimien­to, y el sentimiento genera la sanación a nivel físico, a nivel emocio­nal y a nivel espiritual. Cuando tu corazón se abre es cuando puedes recibir plenamente, y abrirte a tu derecho natural de nacimiento, a tu derecho a la abundancia en todos los niveles.



Capítulo 2 – Soltar
Cuando somos niños, aprendemos con rapidez a hacer lo que sea necesario para sobrevivir, para satisfacer las expectativas de nuestros seres queridos, nos sobreadaptamos, desplegamos mecanismos de defensa, nos abandonamos a nosotros mismos. Las células transportan esta energía de dolor, de miedo y tensión, de estas vivencias difíciles. El proceso de soltar, consiste en desprenderse de esa acumulación en tus células. La energía de «soltar» es poderosa. A medida que la energía de soltar se activa dentro de tus células, lo viejo, todo aquello que has estado aguantando o a lo que te has estado aferrando, sale, y deja espacio para el cambio y para la transformación en las células de tu organismo, teniendo lugar la sanación física del cuerpo. Habrá un cambio en la densidad de las células, que se transmite también a todos los niveles de tu vida soltando lo que nos impide ser capaces de recibir y de avanzar en la vida.




Capítulo 3 – El trabajo de Formación
Esta forma de geometría sagrada ancla diferentes espacios dimen­sionales para que te abras a los procesos de iniciación que tienen lugar dentro de tu campo energético y en las células de tu cuerpo.
Te lleva a espacios de cuarta, quinta y sexta dimensión, donde puedes trabajar con aspectos luminosos del Yo, hay un aspecto puro de amor que genera transformaciones y sanaciones dentro del cuerpo físico, del emocional y del espiritual. Cada vez que decidas trabajar con un viaje de Formación te expandirás y te transformarás energéticamente. Tus células se expandirán con esta luz energética cada vez que vuelvas de un viaje de Formación. Cada experiencia de Formación te acelerará para alinearte con la Consciencia Universal y darte acceso a una experiencia de tu singu­lar aspecto divino del todo.



Capítulo 4 – Yo soy
Con las palabras Yo soy, activas la energía que te pertenece den­tro de tu lugar en la red universal. Tu lugar vibra y se expande en luz cada vez que lo reconoces, utilizando las palabras Yo soy. Se emite por el Universo, y tu singular firma de luz se irradia, generando una onda brillante de tu propia luz que recorre el Universo, anclándose en este plano terrestre en tu propia vida. La activación de tu alineamiento, genera un despertar en tus células, de tal modo que cada célula se alinea con tu lugar en la red universal. La energía que portas mientras te mueves por el mundo impacta en todos cuantos se ponen en contacto con­tigo.




Capítulo 5 – Hágase Tu voluntad
“Hágase Tu voluntad” se trata de una potente declaración de desapego, de soltarse, de someterse al aspecto divino del Yo, dejando que tu Yo te guíe, y llevando a la mente egóica de vuelta a su lugar original, para que se ocupe de organizar las tareas de tu vida cotidiana.
Someterte al Yo Divino implica dejarte llevar por tu propia luz a lo largo de la vida, poniendo toda tu confianza en esta guía y mo­viéndote con ella. Con esto consigues abrirte a nue­vos niveles de comprensión y de claridad en tu vida, en este mun­do. Este flujo energético te lleva­rá en una dirección vital que te hará entrar en sintonía con tu singular misión, aquella que viniste a llevar a cabo aquí, en esta vida. En la medida en que te desprendas de la pugna por intentar y sim­plemente comiences a ser, tus niveles de energía comenzarán a ex­pandirse. Tu flujo te llevará hacia los deseos de tu corazón. Cuando haces aquellas cosas que te generan pasión te sientes verdaderamente vivo, y en esa vitalidad emerge un nuevo estado de ser que nace dentro de ti.




Capítulo 6 – El perdón del Yo, la resurrección del Yo
Parte de tu aprendizaje aquí en esta vida es aprender a perdonarte. Tú eres «perfectamente imper­fecto», como ser humano que eres. La reconciliación supone un importante trabajo interior, pues surge tras un viaje de autosanación. Perdemos mucho tiempo aferrándonos a la culpabilidad. Cuando uno se ha reconciliado consigo mismo es cuando realmente puede perdonar a otra persona.
Para salir de estos ciclos, comienza simplemente por estar dispues­to a sentir, a sostener tu corazón, a sostenerte a ti mismo y a respirar conscientemente con cualquier sentimiento que pueda darse en tu in­terior. Y a medida que te abras al amor y a la compasión por ti mismo los juicios con los que has juzgado a los demás y a tí mismo, desaparecerán y habrá un sentimiento natural de amor y de compasión. Tu corazón se expandirá con ese amor, amor por ti mismo y amor por los demás.



Capítulo 7 – Viaje con los pleyadianos, dentro de la Cámara de la Puerta Estelar
La Cámara de la Puerta Estelar es como una matriz multidimensional que los pleyadianos han establecido energéticamente para que puedas en­trar en otro nivel de iniciación con tu propio Yo de luz. Existen aspectos de tu Yo que florecen dentro de estas energías di­mensionales, y te facul­tarán para sanarte a ti mismo a nivel físico, emocional y espiritual.
La energía de la Puerta Estelar es un aspecto de la Unidad, y los pleyadianos trabajan conjuntamente con todas las formas de luz dentro de este espacio. La Unidad es todo cuanto existe, y todas las formas energéticas de luz trabajan juntas en el ni­vel superior de la luz y en la exquisita calidad del amor que existe en los espacios dimensionales de la Puerta Estelar.



Capítulo 8 – Manifestarse a través del Corazón Sagrado
La manifestación es una parte na­tural de tus capacidades divinas, de esas capacidades que tienes que desarrollar en esta vida, en este plano terrestre. Mereces disfrutar de la abundancia en tu vida por un mero derecho natural de nacimiento, y es abundancia en todos los niveles:
· Abundancia económica: Tienes derecho a toda la abundan­cia económica que desees. Nunca podrás tener demasiado. Tu abundancia es ilimitada; cada persona decide cuándo está preparada para recibirla.
· Salud física: Tienes derecho a manifestar células sanas, a mantenerte físicamente fuerte, y tus células vibren desde un nuevo alineamiento con la luz del Yo, y formen parte del pulso o latido universal.
· Abundancia emocional de amor: Puedes disfrutar de la abun­dancia del amor en tu vida, recibir el amor y el apoyo del Universo, abriéndote a las relaciones de amor con otras personas.
Toda manifestación se lleva a cabo a través de la conexión con tu corazón Sagrado. El corazón está conectado con el alma y tiene la capacidad de llevarte hasta aquello que tu alma desea.



Capítulo 9 – Expandiendo tu iniciación en la energía de la Pirámide Sagrada, dentro de la Formación
Cuando conectes con la Pirámide Sagrada comprenderás mejor tu capacidad para crear en el Universo y para orientarte en un nivel totalmente nuevo, con la energía de la fuerza vital que hay en tu interior. El trabajo en la Pirámide Sagrada te ayudará a utilizar tus propias energías de la fuerza vital, manifestando y trabajando con tu yo apasionado como compañero creador. Aquí reclamas aspectos de ti mismo y te realineas con tu poder personal.



Capítulo 10 – Pertenecer al Todo, a la Unidad
La Consciencia Colectiva es como un inmenso océano, compuesto por billones y billones de gotas de agua. Cada gota de agua es un aspecto divino único del todo, y tú eres una de esas gotas. Recuperas tu poder ocupando tu lugar conscientemente, realineándote con tu aspecto divino dentro de tu lugar en la red universal, que es en esencia la Consciencia Colectiva.
Al realinearte, se activan e irradian pulsos de luz, que activa tu singular firma lumínica irradiándola por todo el Universo. También te permitirá conectar y utilizar conscientemente la ayuda que te llega de los reinos espirituales y energéticos, para que puedas realizar tu trabajo formando parte de un equipo energético.



Capítulo 11 – La sanación física a través de las células
En el proceso de autosanación llevas tu conciencia a cada una de tus células, éstas se abren a una conexión energética diferente, fluyen con una nueva fuerza vital, se alinean con un flujo energético que las conecta con el Yo superior, activándose en ellas un pulso que las vincula directamente con el latido universal. Este nuevo flujo o fuerza vital del interior de la célula pone en marcha un proceso curativo en el interior de todas las células del organismo, de tal modo que las energías densas rela­cionadas con la enfermedad se transforman y el cuerpo se cura. Ese flujo permite que los órganos se regeneren con nueva fuerza vital.



Capítulo 12 – El trabajo con el Capullo
Cada uno crea su Capullo de Luz, este es un espacio multidimensional, propio, personal, que te dará acceso a nuevos niveles de tu propia luz divina para las células, y te alineará con los aspectos multidimensionales del Yo. El Capullo dispone de una energía tal que permite que las células se hallen en un profundo estado de descanso. Cuando descansas en el Capullo, el estrés de las células se disipa, y la energía de tu cuerpo se restablece hasta un nuevo nivel de equilibrio, de tal modo que puedes realinearte con las energías naturales del Yo. Es un lugar seguro para la sanación de nuestros niños internos, sobre todo en los casos de vivencias traumáticas en la niñez. Sanar a tus niños interiores es muy importante así como la conexión con ellos para poder llegar a integrarte en tu interior, tu niño tiene algunos aspectos importantes que aportar y que tú necesitas para tu propia sanación.


No hay comentarios.: